domingo, 16 de diciembre de 2012

ATENCIÓN PLENA (MINDFULNESS)


Jon Kabat-Zinn es profesor emérito de medicina en la Universidad de Massachusetts y fundador y director ejecutivo del " Center for Mindfulness in Medicine, Health Care, and Society" de la Facultad de Medicina de dicha universidad . Obtuvo su doctorado en biología molecular en el MIT. Sus prácticas de Zen, yoga, y estudios con diversos maestros budistas lo condujeron a integrar partes de esas enseñanzas con las de la ciencia occidental, creando la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP) y la Clínica para Reducción del Estrés del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts. Sus investigaciones se concentran en el emergente campo de la medicina cuerpo/mente, con énfasis en los rendimientos clínicos, sociales y humanos de la práctica del "mindfulness" o atención plena. Ha publicado diversos libros sobre las aplicaciones de esta técnica, tales como: "La práctica de la atención plena" y "Mindfulness en la vida cotidiana", entre otros. 

Jon Kabat-Zinn comenzó a practicar técnicas de meditación en 1966,cuando la utilizaban fundamentalmente, en el mundo occidental, los hippies, pero no los científicos. Actualmente, en gran parte por sus estudios, es autor,  también,  de numerosos artículos científicos sobre la aplicación de la atención plena en medicina, se ha demostrado la eficacia de su técnica  de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP) en el tratamiento de trastornos cardiovasculares, depresiones, dolor crónico, adicciones y otras muchas patologías.

La expresión «atención plena» se refiere a  un estado  de atención abierta y activa del presente. Al prestar atención se tiene la capacidad de observar los pensamientos y sentimientos desde la distancia, sin juzgar si son buenos o malos. En lugar de dejar que la vida pase implica vivir el momento y estar despierto y abierto a las experiencias. No se trata de meditar para ser mejor en algo, implica aprender a desarrollar la sabiduría y la ecuanimidad y no la resignación pasiva, para conseguir una atención sabia y afectuosa.

Según Jon Kabat en una entrevista publicada en la edición de otoño de la  revista digital "Agenda Viva" la atención plena se utiliza en el corazón de la meditación budista, por lo que tiene miles de años de historia y se remonta  incluso más allá del budismo. Aunque sea el centro de la meditación budista mantiene que no es específicamente budista. Se trata de una forma especial de cultivar la consciencia que se consigue prestando atención. La atención plena la define como  la consciencia que surge del hecho de prestar atención adrede, en el momento actual y sin ser crítico. 

Kabat cree  que "el malentendido más grave es el de pensar que la atención plena es un estado especial y que si meditas correctamente, experimentas la atención plena y que a partir de ahí tu vida puede ser totalmente diferente. Esto es una noción muy idealista y romántica, pero la atención plena no es un estado sino una manera de ser. Por esta razón, cualquier estado de la mente o del cuerpo, emoción o lo que sea, puede ser consciente si se hace a conciencia. Así que no es como si quisiéramos ir a algún lugar, y esto es lo más difícil de comprender por los occidentales: la meditación no pretende conseguir un lugar en algún sitio, sino que consiste en entregarse a vivir plenamente algo que ya está pasando. No se trata de cambiar eso para conseguir un estado más deseable, sino de habitar el momento presente con consciencia y esto puede dar muchas opciones para tener una relación sensata con lo que está ocurriendo, especialmente cuando es doloroso, o emocional o socialmente difícil, por ejemplo. Así que no se trata de asegurar; y esto es un problema para los occidentales porque vivimos orientados hacia una meta y queremos fijarlo todo. Se trata realmente de una manera distinta de saber y de ser, y eso implica un tipo de confianza profunda en la calma, el silencio y el no-hacer, no-esforzarse."

La atención plena va dirigida a todos aquellos que se preocupan por el presente y que son conscientes de los aspectos que son verdaderamente importantes en su vida para  cultivar verdaderamente un tipo de equilibrio que permita  estar cómodos y no estresados por culpa de todas las fuerzas que nos empujan o nos arrastran en una dirección u otra. Kabat  sugiere hacerse amigo de uno mismo de una forma muy profunda, de modo que uno acaba conociéndose a sí mismo en aspectos que nunca habría conocido si no hubiera prestado atención sistemáticamente a este tipo de pautas. Y esto es de lo que se trata, de prestar atención sistemáticamente a la realidad de las cosas por debajo o detrás de ideas u opiniones, de las cosas que nos gustan y de las que no; lo cual resulta complicado , pues estamos sujetos a nuestras ideas y opiniones y nuestra mente no nos ayuda a saber qué está pasando realmente. 

Jon Kabat piensa que la «atención plena» puede ser un arma muy poderosa en el lugar de trabajo de muchas formas distintas. Un liderazgo consciente por parte de la persona que está liderando una organización podría crear una cultura y unas pautas en esa organización que reconocieran, por ejemplo, el valor de las contribuciones de todo el mundo y que alentase a entregarse cien por cien al trabajo. Fomentaría la creación de un ambiente en el que todo el mundo pueda y quiera contribuir al objetivo de la organización.


 Thích Nhất Hạnh es un monje budista, maestro de Zen,  autor de más de 100 libros y activista reconocido en la defensa de la paz y de los derechos humanos, habiendo sido nominado para el premio Nobel de la paz por este motivo. Vive en el Monasterio de "Plum Village" en Francia y en esa comunidad budista de meditación han definido las siguientes recomendaciones  de Atención Plena que deben respetar sus seguidores:

1.- Actitud abierta: para evitar el sufrimiento creado por el fanatismo y la intolerancia. Ninguna doctrina, ni siquiera el budismo, merece que se luche, se mate o se muera por ella.

2.- Abandono de la rigidez en  las opiniones para evitar la estrechez de miras y adoptar una actitud abierta ante las ideas y experiencias de los demás.  Ser conscientes de que el conocimiento que tenemos en el presente no constituye una verdad inalterable. 

3.- Libertad de pensamiento. Evitar imponer nuestras ideas a los demás y respetar su  derecho  a ser diferentes y a escoger sus creencias y decisiones. Ayudarles a que no adopten actitudes fanáticas o limitadas a través del diálogo.

4.- Conciencia del sufrimiento para poder desarrollar una actitud compasiva, evitando cerrar los ojos ante el sufrimiento y ayudar a los que padecen a superarlo.

5.- Vida sencilla y sana. Al ser conscientes de que la verdadera felicidad  se consigue a través de la paz, libertad y compasión y no por medio de la riqueza, fama o poder, es posible comprometerse para vivir de forma sencilla, compartiendo nuestro tiempo, energía y recursos con aquellos que lo necesitan.

6.- Control de la ira. Ésta bloquea la comunicación y genera sufrimiento, por lo que cuando seamos conscientes de que vamos a reaccionar con ira debemos no hacer nada y practicar la respiración asociada a la atención plena y reconocer y mirar profundamente y analizar las causas que generan esta emoción. De esta forma lograremos mirar  con ojos compasivos a las personas que pensamos que son el origen de nuestra ira.

7.- Vivir plenamente el presente.  Evitar dispersarnos o dejarnos llevar por remordimientos y recuerdos del pasado. Practicar la respiración asociada a la atención plena para volver al presente y mirar hacia nuestro interior y a nuestro alrededor plantando semillas de paz, alegría, amor y entendimiento. 

8.- Comunidad y comunicación. Al ser conscientes de que la falta de comunicación siempre trae consigo separación y sufrimiento nos tenemos que entrenar en la práctica de la escucha compasiva y cariñosa. Debemos aprender a escuchar de forma activa sin juzgar y evitar hacer comentarios que puedan ocasionar discordia, centrando nuestros esfuerzos en mantener la comunicación abierta  e intentar resolver todos los conflictos que puedan surgir aunque sean pequeños.

9.- Utilización de lenguaje sincero y cariñoso. Las palabras pueden originar sufrimiento o felicidad por lo que tenemos el compromiso de aprender a hablar de forma constructiva y sincera, utilizando  sólo palabras que inspiren esperanza y confianza y no división u odio. No debemos difundir  informaciones que no tengamos la certeza de que son ciertas. Defenderemos las causas justas aunque impliquen un riesgo.

10.- Vida honesta e íntegra. Vivir respetando el medioambiente, realizando un consumo responsable  que no incluya a compañías que no respeten a las personas y al medioambiente.

11.- Respeto por toda forma de  vida. Cultivar la no- violencia y fomentando la educación  en valores que fomenten la paz y la reconciliación. 

12.- No utilización de la comunidad espiritual budista para fines personales o transformarla en un instrumento político. Fomentar que desde la comunidad se adopten actitudes de lucha contra las injusticias. 

13.- Generosidad que  implica aprender formas de trabajar para lograr el bienestar de las personas, animales, plantas y minerales y compartir nuestro tiempo y recursos con aquellos que lo necesiten. Significa, también, no robar y no intentar poseer nada que pertenezca a otros, respetando las propiedades de los demás e intentando prevenir que otros se aprovechen del sufrimiento ajeno.

14.- Conducta adecuada. Respetando los derechos de los demás y los compromisos que adquirimos con ellos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada